lunes, mayo 12, 2008

nicho de café

Ir a estudiar a un bar se está convirtiendo en una epopeya. El ruido ambiente, la tele a todo lo que da, gritos llamando a algún mozo, gente hablando por teléfono a Bielorrusia (lugar donde se deben escuchar muy mal los teléfonos, todo el mundo a los gritos), bocinas de autos, y el peor flagelo de la humanidad que se puede encontrar en un bar/confitería o similar entre las 9 y las 12 del mediodía: grupos de madres de alumnos de algún colegio cercano.
Sinceramente, señoras, no sé qué les da por adoptar esa actituda tan cotorrera. ¿Ninguna fuma? ¿Por qué todas se tienen que quedar adentro cuando los de adentro quizás no podemos estar afuera porque afuera hay mucho bochinche?
Risas semihistéricas (entre exposiciones de ropa: siempre alguna tiene una pilcha que sacar de una bolsa para mostrársela a otra/s), comentarios incluso a veces soeces acerca de sus propios maridos, exclamaciones sobredimensionadas... vamos, que parecen el casting de un posible reality que se llame "Mi mamá me grita".

Pero vamos a dejarnos de protestar contra una rama deformada del gremio maternal, y a sugerir lo siguiente: bares para gente que no quiere bochinche. Sin tele. Sin ruido estrepitoso de cubiertos, platitos y sillas desajustadas. Sin moscas que vuelen. Sin cotorras maternas con afán de exposición de verba e imagen. Que sirvan mate, incluso. Que tengan servilletas de papel normales, no esa porquería que no absorbe, no limpia y además desparrama la mugre. Que mejor tengan rollo de cocina, no servilletas. Qué parecido a mi casa lo que estoy pidiendo. Qué macana querer salir de casa para estudiar y no encontrar un dónde.
Eso o hacer una campaña pro-tabaco, incentivar que todos fumen, se queden afuera y que adentro podamos ejercer nuestro derecho a la paz de una vez por todas.
---------
APDEIT: sobre la contaminación acústica, chistorete por Mauro Entrialgo.

20 comentarios:

sureña dijo...

Es cierto Bater, y sabes que es lo peor de coincidir con vos?, que puse un bar así hace unos años, ami gusto, con mate, tortas fritas y todo, para la gente de la facultad, aca en bariloche, y me fue mal!!! aca no acostumbran a salir de sus casas para estudiar, bueno, me entere tarde, de todo se aprende!

pal dijo...

juajaja se parece a mi casa cuando trato de estudiar (quiero volver... en Septiembre a reclamar mi maestría con argumentos sólidos...) Se llena de teléfonos, niños pidiendo cacao y vecinos tocando el piano... en fin.
Probaré con las cafeterías.

Carolina dijo...

En cuanto encuentres ese lugar avisame, dale?

-Ceci- dijo...

Bater en realidad lo que necesitamos es el viejo y nunca bien ponderado "Cono del silencio" que usaba Maxwell Smart y charannn problema resuelto. Eso si...una version mas moderna pero que no sea tan "comodo" como el Nubrella porque sonamos!

Guty dijo...

Entonces ni se me ocurre invitarte a mi casa, con los enanos acá no hay paz ni un segundo. Como disfruto los domingos cuando Inés se va con los críos a visitar a mis suegros y yo me quedo solitario como perro malo.

Zoquett dijo...

Seee bares para estudiar! Estaría muy bien.
Yo ayer me junté con una amiga pero entre que había niños cochinos jugueteando y los partidos de futebol (Los que por supuesto, miré de reojo XD) casi que no se puede uno concentrar realmente.
Igual...me concentré más que estando en mi casa, eso seguro.
Pero apoyo moción de lugares distintos para gente que quiere estudiar! Y con mucho mate si señor!

.:. chirusa .:. dijo...

clásica y moderna?
bueno, ahí se podía estar en paz allá lejos y hace tiempo...

y hablando de intranquilidad auditiva, viajar en el transporte público también se ha convertido en lo más ruidoso, nunca falta quien hable a los gritos por el celular, las amigas que gritan sus travesías de fin de semana, o los humanoides gritando ante la cara de perro que se lo están culiando del adulto responsable...
(justo hoy, aún clavándome el mp3 al taco, los escuchaba)

Minna dijo...

Desde que tengo recuerdo que Papá dice que quiere poner una "Charlatería Filosófica"...

Anónimo dijo...

y ni hablar de los nextel a todo volumen, eso es algo que me pone completamente histérica, ¿porqué todo el mundo se habla a los gritos por esos telefonitos? y el ruidito de cambio-fuera es muy molesto!!

ElTeta dijo...

Y si.
Es como dice el título. Ultimamente el único lugar en que se puede disfrutar del silencio es un nicho.

Chester J. Lampwick dijo...

Yo soy habituee de un par de bares sin bochinche. Si venís a MdP te paso la data.

Emepol dijo...

De todas maneras, yo sigo opinando que me concentro mejor para estudiar en un bar (con ruidito y todo) que en el silencio de mi casa. No sé, supongo que en la casa de uno hay varias distracciones conspirativas (compu, tele, pelis, libros, ordenar las cosas que unca ordenamos, etc.).

Baterflai dijo...

Sí sí sí, con el "ambiente" bar.. pero lo de los últimos días ya se zarpaba en bochinche.

Baterflai dijo...

Chester, en cualquier momento me voy a estudiar para allá. Acá, paz, no hay. :P

Mola dijo...

che.. pero para eso se inventaron las bibliotecas

Baterflai dijo...

No no no, pero en una biblioteca no está "ese" ambiente de bar, cachái? Se necesita mínimamente saber que si sos vos el que hace un sonido no se te van a dar vuelta 20 tipos con cara de orto a decirte SHHHHHHHHHHHHHH!!!

XD

Jorge Mux dijo...

En mi ciudad hay un café muy lindo al que bauticé "Mantantirulirulá", porque alguien una vez dijo (creo que en un comentario de Podeti) que este blog es un barcito acogedor con aire acondicionado en verano. Cuando puedo, voy a Mantantiru a estudiar o preparar mis clases. Pero me pasa exactamente esto que mencionás.
Al ruido hay que sumarle una tensión o mala onda (últimamente) entre las mozas y el dueño. Es más, aunque haya silencio esa tensión en el ambiente se nota y termina perjudicando mi concentración. Casi seguro que, en medio del silencio sepulcral, el dueño le diga algo injurioso a su empleada; la empleada camine nerviosa limpiando mesas (o fingiendo que las limpia), el dueño haga algún comentario corrosivo, la empleada sonría incómoda o se le caiga algo.

En fin, ya no se parece a Mantantirulirulá. Voy a tener que mudar la mantantirulirulización a otro bar más acogedor.

Jorge Mux dijo...

Ah, y concuerdo con lo que decís acerca de las bibliotecas. En los bares uno es más o menos anónimo; en las bibliotecas, basta que uno se rasque para que los demás lo miren como si estuviese a punto de dar un espectáculo.
Y coincido con lo que dice emepol: los bares tienen un "ruidito" que favorece al estudio, mientras que la casa es disuasiva.

Baterflai dijo...

Mux, gracias por los elogios, míster! Respecto a lo que cuenta del maltrato empleado/patrón en un bar, algo había puesto al respecto en este post hace un tiempo. Casualmente también estaba intentando estudiar en un medio no favorable.

:P

Jorge Mux dijo...

No hay por qué, señora Mac Flai

Y recuerdo ese post; yo también le dejé un comentario en el cual me solidarizaba con sus penas de hadicadrusa, pues yo las compartía.