martes, enero 13, 2009

por la vuelta

¡Afuera es noche y llueve tanto!...
Ven a mi lado, me dijiste,
hoy tu palabra es como un manto...
un manto grato de amistad...
Tu copa es ésta, y la llenaste.
Bebamos juntos, viejo amigo,
dijiste mientras levantabas
tu fina copa de champán...

La historia vuelve a repetirse,
mi muñequita dulce y rubia,
el mismo amor... la misma lluvia...
el mismo, el mismo loco afán...
¿Te acuerdas? Hace justo un año
nos separamos sin un llanto...
Ninguna escena, ningún daño...
Simplemente fue un "Adiós"
inteligente de los dos...

Tu copa es ésta, y nuevamente
los dos brindamos "por la vuelta".
Tu boca roja y oferente
bebió en el fino bacarát...
Después, quizá mordiendo un llanto,
quedate siempre, me dijiste...
Afuera es noche y llueve tanto,
... y comenzaste a llorar...



Música: José Tinelli
Letra: Enrique Cadícamo

Algunos tangos nos recuerdan a las mujeres dónde estamos paradas respecto a la estupidez, propia y ajena. Uno de ellos, es este.

7 comentarios:

Mikel dijo...

Precioso tango. Recomiendo escuchar la versión de Floreal Ruiz.

Natalia Alabel dijo...

Subilo para que lo escuchemos, Bater. Un cacho de cultura, porfa.

Baterflai dijo...

M.: mesmamente esa es la que tenía.

N.: vuestros deseos son órdenes.

Estamos preparando Zamba Lentín, se nota?

El gato vagabundo dijo...

Yo no creo en la estupidez de la mujer. Me parece una torpe forma de explicar la diferencia de logica con respecto a la del hombre.

Eso si, los tangos nos recuerdan siempre cosas de nuestros pasados.
Sera por eso que nunca muere.

Mikel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Baterflai dijo...

Gato, nadie se salva de ser estúpido, ni los tipos ni las minas. Eso dice ahí en el post, no que las minas son estúpidas. Cachai?

Baterflai dijo...

Y pensar que un tango solamente recuerda al pasado, es mirar el presente con un solo ojo.