sábado, julio 12, 2008

Barthes, el mejor de todos

-Porque pienso que el arte tiene mucho más para decir respecto de la forma en que cuenta que respecto de lo que cuenta. El hallazgo de un lenguaje artístico eficaz es un logro. Ahora parece que no. Pero sigo más interesado en aquellos que descubrieron que detrás del argumento, de la historia que se cuenta, hay no una magia, no un no sé qué, no un don secreto, sino unos procedimientos que se pueden describir y transmitir y que el ojo crítico reconoce. Por eso me entusiasma tanto la lectura de Barthes. Porque es alguien que no le da bola a la posible suerte de un escritor.
Alejandro Dolina.
Sí sí, es simple. Pero no tanto, o sí.
Y hay más del estilo, eh, de lo que puede reconocerse una cosa: don Alejandro tiene esa extraña habilidad para aplastar ciertas dimensiones de la significación, que pueden llegar a mover el plano del entendimiento para dos lados; para el primero, que no le interesa hablarle a otro tipo de público que el que lo sigue por la radio y para el segundo, que quizás sabe divertirse con lo que dice, pero no con los instrumentos que usa para decir lo que dice. No es que sea absolutamente necesario hacerlo, pero se le nota. Quizás sea la mejor definición que hay de la distancia que media entre diversión y entretenimiento.
Bah, digresiones mías. La nota completa salió hoy en La Nación y puede leerse acá.

PD: sí, será que estoy leyendo a Barthes, por ahí es eso.

3 comentarios:

ale dijo...

La visión de un arte como construcción y no como resultado casual de algunas habilidades natas es lo que mas pregona Dolina, y es algo con lo que adhiero completamente. No es denigrar al talento natural de ciertas personas para ciertas actividades, pero si admitir que muchísimo talento con muy poco de técnica, no termina siendo lo que debería ser.

Quizás él mismo es uno de los mejores ejemplos de que los procedimientos para llegar a ese lugar son tan importantes como poder reconocerlos.

Excelente post. :)

geraldinho dijo...

Grata casualidad, bater: yo también lo estoy leyendo a Barthes (nada sencillo, al menos para mí) a raíz de comentarios que respecto de él hace insistentemente Dolina. Alcoyana-Alcoyana!

numaleon dijo...

Y por eso es tan lindo fusionar lecturas. Dos capos en este caso.
Gracias por la nota, la leo en casa cuando llegue.