sábado, julio 30, 2011

anoche, Chespirito


Cosas que permite internet: que caigamos en la cuenta de que los viejos ídolos ya son viejos -y nosotros estemos en camino a serlo- pero también, que se achique la distancia que nos separa de ellos simplemente porque usan la misma plataforma de comunicación abierta que nosotros.

Anoche le tocó a Robeto Gómez Bolaños (82) ponerse delante de una camarita -según él, ayer mismo le explicaron que ese puntito ahi arriba al medio de la pantalla de su máquina era una cámara- y permitir que unas 40.000 personas con conexión a internet pudieran verlo e interactuar con él directamente haciéndole todo tipo de preguntas. Con la mediación de Florinda Meza y dos asistentes más, contó cosas de su vida, dejó asentados algunos puntos de vista respecto a las cárceles y a la pena de muerte -se manifestó absolutamente en contra de ambas dos instituciones- recitó poemas y cantó, e incluso dio consejos para dejar de fumar. Los que estábamos del otro lado de la pantalla volvimos a tener 8 años y a recitar "vuelve el perro arrepentido" y a cantar "apúrate sotaca que se ataca tu papá".

Casi al final de su transmisión nos regaló un refrán del Chapulín Colorado, que dice así:
La suerte de la fea amanece más temprano... pero no no, no por mucho madrugar la bonita lo desea... no, tampoco... la bonita no desea madrugar muy temprano... y la fea... tiene mala suerte de que amanece... bueno, la idea es esa.
Se entusiasmó tanto que prometió volver a hacer otra. Quién iba a decir que íbamos a seguir viendo a Roberto pero ahora en vivo, a sus tantos años y con la posibilidad de interactuar remotamente con él.
Milagros de la interné.



- APDEIT: ya está la twtcam en YouTube. :)

12 comentarios:

Dormidano dijo...

¿Contó algo sobre ese asunto sórdido entre Quico y su madre?
Quien lo diría, un programa tan sano che.

Lo del refrán no tiene desperdicios.

Paula dijo...

No, por suerte parece que los seguidores no están como para preguntar semejantes pelotudeces. :)

Dormidano dijo...

Y yo que me moría por saber si el affaire era tal o sólo propaganda para la nueva temporada de quien sabe qué.

Si, por suerte los seguidores no preguntan esas cosas. Eso porque les hace falta una buena dosis de Rial en ayunas.

Paula dijo...

Y qué se siente tomar eso, Dormidano? Cuéntenos que acá queremos saber.

(JA!)

Dormidano dijo...

¿Vió esa película ochentosa llamada "La Mosca"? Bueno, uno se siente como cuando el pibe hace la teletransportación fallida con la idem en el cubículo: después de la sobredosis de Rial (inform que una sobredosis de Rial se conforma incluso por un solo avistamiento del ave rapaz en cuestión) uno sale todo pegotoso, viscoso, con olos ojos saltones y teguminosos. Y sobre todo, el cerebro tiene la sensación de haber sufrido un vaciamiento de sentido, una especie de lavado cerebral con oxigel.
Claro está, el sujeto se transforma en un cholulo profesional que sabe el nombre de todas las vedetonas que andan mostrando su inteligencia en la TV y está dispuesto a entregarle un Pulitzer a Marcelo Polino o mejor, a Daniel Gómez Rinaldi.

Paula dijo...

No, no la ví.

Pucha, no pude terminar de leer el comentario.

Más corto no hay?

Dormidano dijo...

¿Y tener que pensar dos veces?
No sea optimista.

Con la película, no se perdió nada, no hay porqué angustiarse.

disanro dijo...

Dejando de lado el comentario de dormidano, juro que anoche sentí esa mezcla de ilusión y excitación de un niño al ver en vivo a su ídolo, y noté que muchos lo vivimos de la misma manera. Las preguntas eran sobre los personajes, sobre esas vidas de fantasía que para todos fueron y siguen siendo reales en nuestra mente.
Ayer sonrió el niño que tengo guardado en alguno de los bolsillos de mi alma.

Paula dijo...

Me pasó algo parecido. Nunca pensé que tanta gente se acordara de "La Sotaca" y que en algún momento de mi vida me iba a encontrar cantando a coro -salvando las distancias de todo tipo, claro- con Chespirito.

Muchas vidas tienen en algún rinconcito de la infancia algo guardado en relación a Chespirito. En los '70 no teníamos tele en casa, veíamos el Chapulín en lo de una compañera de colegio y si no hubiera sido por ella, no hubiera nunca conocido el programa.

Hoy ella es la madrina de mi hija. :)

La infancia es, mal que le pese a muchos que lucran con el amarillismo, ese refugio intocable al que siempre va a ser posible volver. Y con ayudas como esta, es muchísimo más fácil.

Paula dijo...

PD; mientras hago la comida no puedo parar de cantar "qué bonita vecindaaaaaad..."

Dormidano dijo...

Lo mío tiene un nombre: se llama ironía. Por otra parte, no creo que haya nada tan sagrado en este planeta la tierra que no pueda ser tomado en ese sentido. Bueno, si, algunas cosas son sagradas, pero yo soy agnóstico militante.

La libelula dijo...

Yo creo que si hace la twitcam TODOS le van a preguntar por los otrora cuernos de los que habría sido víctima.
In the meantime, canal 9 pasa el chou todos los finde, y yo no me lo pierdo u_u

-Chaparrón, la gente dice que tú y yo estamos locos

-No te preocupes Lucas, la gente es así, en cambio los rinocerontes son de otra manera

Clap your hands evribadi