domingo, febrero 06, 2011

de cangrejos, onas y samurais

Caminando ayer por la ventosa (50 km/h en ese momento) playa de Río Grande, encontré entre la arena esto que ven acá:


Lejos de decir "ayqueasco, está todo muerto!", me acordé de un viejísimo capítulo de la serie Cosmos: ese en el que Carl Sagan contaba sobre la historia del emperador Antoku, un niño que reinó en Japón en el año 1185 y a quien respondían los samurais del clan Heike.

El emperador y los suyos fueron atacados por los del clan Genji en alta mar. Los guerreros fueron vencidos y perecieron; para evitar que el emperador fuera capturado, su abuela y tutora lo tomó en brazos y se arrojó al agua, ahogándose con él. Con el tiempo, los pescadores empezaron a notar que una especie de cangrejos tenían en su caparazón cara de samurai enojado, y en lugar de comerlos, los devolvían al mar, pues se decía que son los espíritus de los Heike que viven en el fondo del océano.


 Lo que más me llamó la atención cuando ví al cangrejo en la playa, es que para mí también tenía cara en su caparazón. Más que a un samurai se parecía a alguno de los originarios pobladores de la isla, de los cuales sabemos por libros, investigaciones y museos, ya que de ellos tampoco ha quedado -como de los Heike- nada más que la memoria. Siempre me intrigó mucho cómo hacían onas, yaganes y kawésqar para vivir en condiciones tan extremas... y en lo más profundo siento una inmensa admiración por quienes con poco podían con el clima tan helado de las islas del sur. Me encantaría pensar que algo de ellos todavía hay en el mar y que cada tanto, dejan que alguien los encuentre para recordar las tantas razones que hicieron que no estén más entre nosotros. Pero esa, es otra historia.

+ Te quedaste con ver la historia contada por Carl Sagan? A partir del 4:25 la tenés acá.




6 comentarios:

Wiipon dijo...

Buena historia, muy buen post.
Traé alfajores (?)

Nick dijo...

Que bueno que sería que reediten en DVD Cosmos!! La tengo en el disco de la compu y cada tanto miro algún capítulo.

Siempre me impresionó como vivía la gente hace unos cientos de años atrás, que visto en perspectiva no es tanto tiempo, ya sea en lugares super fríos o super calurosos, en el medio de la montaña, comparado con nuestra imposibilidad de vivr sin gas, luz, teléfono internet...

chalten dijo...

Consigase el libro de Anne Chapman, Doña Bater! (Los selk'nam), que está buenísimo. Y si no lo conseguís por allá, venite a leerlo a Chaltén cuando quieras. Beso! L.

Paula dijo...

Buena idea! Ya me llevo el histórico de Rae Goodall (que quería desde que vine la primera vez), me regalaron uno de Weddell y por qué no, está precioso para irme a la librería de vuelta y hacer una escala para un rico té en el Almacén de Ramos Generales. :)

PD: soy la que paró en la librería para comprarse un lápiz "para subrayar". Con gomita atrás, claro. Lindo souvenir! jajajaj!!

PD2: Lau, no dudes que algún día.. voy a ir a parar por allá! Y me la llevo a Naty bajo el brazo! :D

Marlu dijo...

¡Qué bueno que volviste y volver a leerte! Me encantó esta historia...
Saludos

Marlu dijo...

¡Qué bueno que volviste! Me encantó esta historia.
Saludos.