miércoles, enero 14, 2009

llegó la solución para los adoradores del aire acondicionado!!!

Y encima, queda lejísimos, cosa de que puedan irse allá a disfrutar de su "onda polar" y dejarnos acá en verano en absoluta paz, sin resfríos ni nada por el estilo: en Suecia hay hoteles de hielo. Ajá, construcciones enteras al más puro estilo iglú -pero con onda, claro, la gente de Absolut va y les pone plata, no como a los iglús de los lapones, que solamente salen en el National Geographic- con además muebles de hielo adentro, cosa de que todos estos rayados que no viven si no es a menos de 15ºC, gocen del frío hasta en los cachetes del poto cuando se sientan a hacer caca. Sí, ya sabíamos que justamente no son de los que protestan por "la tabla fría", pero ya que estamos, vamos a darles material de alegría poniéndoles el Ferrum como si fuera el balde del champán.

Ah, ¿te gustó? ¿querés más? Claro, tenés camas de hielo también. Podés lograr el efecto asiento-de-tren-La-Trochita pero pagando unos miles de euros por ello, lo que te garantiza un exquisito cagodefrío con glamour del cual podrás jactarte después ante cualquier cuñado presuntuoso. Hasta platos de hielo tenés, para que no se te caliente la comida (!) -jamás una sopita, nunca un guiso, a menos que te encante el helado de lentejas a la pomarola o el milk shake de sopa crema de zapallo-, y si de plano ves que urgentemente necesitás un milagro que te saque de ahí adentro para volver a casita donde la gente es más NORMAL, podés ir a... la capilla de hielo a rezar congeladamente arrodillado por la salvación providencial de -pongamos- el Gauchito Gil, que como todos saben no es ningún gil sino entrerriano, de pelo en pecho y acostumbrado al calor y los mosquitos, así que nada, bancátela y olvidate de se acerque a rescatarte por más que llores cubitos de hielo como Chilly Willy: rezale a San Frigobar, que por ahí te escucha.

Andá, andá a tomarte la temperatura y a sacar el pasaje. Andá.

------------------

APDEIT: pará, pará, el que lloraba cubitos no era Chilly Willy. Resulta que me encontré este maravilloso sitio donde están TODOS los videos del pingüinito, y aclaran esa cuestión.

7 comentarios:

Zippo dijo...

Uuuhhhh....y yo te iba a invitar una cerveza bien helada. Perá que la pongo en el microondas.

Kemal el Kotur dijo...

Recién regresado de mi "descanso" estival en las guadalosas arenas del sur-sur cordobés, recomiéndole un paseo por allí y guay de que se la escuche suplicar por un mísero ventiladorcito...

Felisamemueros atrasados a toda la platea, ea!

Fla-q dijo...

Juás! El cielo de las frígidas!!!!

Teena in Toronto dijo...

Happy blogoversary!

LORD MARIANUS dijo...

El aire acondicionado es lo más. Hay calores que son un crimen y un castigo.

Tampax Ultra dijo...

A la vuelta de casa han puesto uno que se llama "Ice Bar", que es como el hotel, nada más que no te quedás a dormir. Apenas entrás te dan una especie de tapado sintético que te tapa todo menos las patas. Nada menos sexy, al bar se va a CHUPAR VODKA, nada más, porque levantar minas o (en el caso de las féminas) tipos, es virtualmente imposible debajo de esa carpa. Claro que eso es para los que salen, en mi caso la preocupación es que ponen la música muy fuerte y me despiertan el niño (la ventana de él da al bar).

Sergio Berton dijo...

Claaaaaro. Justo cuando leí el post (antes del apdeit) iba a decir que el que lloraba lágrimas de hielo era el Pingüino de Bugs Bunny, al que el trata de ayudar para volver a su Antártida cuando en realidad era parte de un circo. ;)

Adhiero completamente, de todas maneras aceptaría un aire acondicionado que llegara hasta los 23-25 grados Celsius que para mí es lo ideal. Menos siento frío, más me empiezo a transpirar todo.

Saludos y Plics!