sábado, octubre 18, 2008

¡¡último momento!! Yo te aviso que te aviso que ya te avisé: el mayor mal de la comunicación actual

Leyendo el brillante blog de Igor nos percatamos de que entremezcladas en los renglones de un post, hay un par de verdades insoslayables inherentes a la velocidad comunicacional actual, la cual viene a ser representada al modo que sigue:

- Yo te mando un mail avisando que equis cosa.
Supuesto uno: sucede que equis y te lo estoy informando.
- No contenta con eso, te mando un sms en el que aviso que tenés mail.
Supuesto dos: no sé cuándo vas a acercarte por la máquina y además necesito que leas ESO -por ser de importancia vital su lectura en diferentes niveles, a considerar: a) que es interesante la información brindada en él b) que hay algo que necesita ser resuelto c) que no puedo vivir si no me das bola y leés ese mail. Ego sum lux, et veritas et vita.
- A la media hora, al no tener respuesta, te llamo por teléfono para avisarte que tenés mail.
Supuestos varios: a) se te acabó el crédito y no me contestaste a MI. b) te importó un choto el sms. c) tenés una disminución auditiva importante que te impide percatarte de ciertos sonidos de tus fifidubios tecnológicos.

Al llamar por teléfono, uno puede desembocar en dos opciones: ser o no ser... atendido.
Si sucede que es atendido, quizás lo haga en un momento asaz incordioso para el solicitado y reciba respuestas tales como "estoy en el medio de la clase, llamame en una hora" o "mirá, estoy siendo devorado por un mastín napolitano, te llamo desde la ambulancia en un rato". Tener en cuenta que estas excusas tal vez sean una flagrante mentira, por ser considerado el llamado tan molesto como el mail y el sms no respondidos (que la contraparte efectivamente recibió pero decidió no responder o hacerlo luego porque le daba la santa jarapa): estamos nuevamente ante un acto de comunicación rechazado.

¿Y si no nos atienden el teléfono? No nos quedará otra que mandar un mail avisando: "che, te llamé pero no atendés" no sin antes haber dejado un mensaje en el contestador avisando que... hay un mail esperando en la casilla, lo cual será mentira porque habrá por lo menos DOS mails esperando, el original y el otro avisando del llamado y del mensaje en el contestador!!! A ese último mail conviene ponerle "confirmación de lectura" para saber si el otro los abre o en efecto se hace el completo sota, desviando hacia su aparato excretor nuestras intenciones comunicacionales (por decirlo en modo fino).

Una cosa se desprende de todo esto: a lo único que nos está empujando la velocidad de comunicación es a afinar la velocidad de rechazo del mensaje. Lo que nos importa un cuerno nos importa un cuerno más rápido, y si no nos importaba un cuerno, de tanto joder, ahora no solamente nos importa un cuerno, sino que nos importan dos o tres cuernos, bien condensaditos.

A modo de colofón: sospechen, siempre, de todos aquellos que llaman para pedir el mail de alguien. Algo está ahí por desatarse y lamentablemente, está en nuestro poder evitar que eso suceda o no. Recuerden que por algo hacen a veces en los reportajes la chusca pregunta del "¿qué harías si pudieras volver atrás en el tiempo?". Y, no sé, "no darle a Perengano el mail de Menganito" a lo mejor empieza a ser respuesta habitual en un par de años.
Quizás en algún caso podamos evitar perder a ese amigo cuyo mail nos han pedido, amigo al que podemos llamar para contarle: "che, a que no sabés quién me pidió tu mail?" o avisarle por sms que una persona muy molesta lo anda buscando. O mandarle un mail para decirle que alguien casi casi casi, le rompe mucho la paciencia pero nosotros (que somos unos buenos de órdago) le salvamos la vida y la casilla de correo.

--------------------
PD: a los que mandaron header y no publiqué aún, por favor enviar de nuevo (se fueron con la máquina quemada y/o no encuentro los correspondientes mails).

6 comentarios:

Baterflai dijo...

Ahora la parte horrenda del post: supongamos que empiezan a modificarnos genéticamente para no poder rechazar los mensajes a la velocidad adecuada, cosa de volvernos permeables a cualquier intento de comunicación.

Listo, a filmarla!!!

Tampax Ultra dijo...

Peor es cuando trabajás con el mail y, para cagarte, te mandan un mail ninja, de esos que aparecen en tu bandeja de entrada sin hacer ruido ni llamar la atención. Lo pasás por alto, porque nunca te diste cuenta, y después resultaba que el futuro de la humanidad dependía de ese mail.
No, no es autbiográfico... pero podría serlo (muajaja!!!, risa terrorífica que se escucha en segundo plano mientras el protagonista siente un frío en la espalda).

Guty dijo...

Y a mi me retan por no atender los llamados ni responder sms. Es mi crédito y lo uso como se me canta...mandando "gato" al 2020.

Zippo dijo...

Y, sí. A mayor velocidad de comunicación, mayor precipitación de ilusión de comunicarse con alguien que no quiere. Qué le va`cé.

Baterflai dijo...

Paradoja: viernes, estoy laburando, y al salir encuentro que tengo un msg de voz. Pensé que *nefasta persona* llamaba o que alguien que me llamó luego había intentado una primer comunicación, fallida. No lo levanté y me fui a casa.

Recién el DOMINGO me acuerdo de levantar los msg del contestador doméstico. Me encuentro con un inesperado mensaje de alguien (con quien está todo bien y sí me urgía comunicación) avisándome que me había dejado un msg en el otro teléfono, y que no me encontraba por ninguna parte, que mejor llamaba a A. para dejarle el mensaje.

Mandé mail de disculpas, por supuesto. :S

Esto también puede llamarse "de cómo contribuir al stress ajeno por culpa de los *infelices* a los que queremos esquivar. TP!

Témpera Mental dijo...

Cuando me piden el mail de alguien, directamente les digo que primero voy a pedir autorización del requerido. Sino les gusta que se jodan.

Lo que más me empelota son los sms de Movistar incitándote a llamarlos para aprovechar lo que ellos llaman "geniales promociones".