viernes, octubre 17, 2008

en el campo las espinas y en el cielo los pochoclos

 
- Mirá, mamá! Una planta de pochoclos! -
- No, hijo, es una planta de algodón de azúcar, no ves que tiene como una ovejita colgando de la rama?

3 comentarios:

Natalia Alabel dijo...

Che, una planta de pochoclos es buenísima idea. Las que crezcan cerca del mar darán pochoclo salado, y las otras, dulce. A ver si los ingenieros agrónomos inventan algo útil!

Tampax Ultra dijo...

Mi hijo estaría encantado. Sobre todo si pudiéramos inventar la forma de que salgan caramelizados... no sé, ponerles una caña de azúcar al lado, o hacer llover azúcar de alguna forma cuando hace mucho calor.

¿por qué no?, si Juan Luis Guerra puede desear que llueva café... ¿por qué yo no puedo pedir azúcar?

numaleon dijo...

Muy bonita, pero yo nunca creí que eso fuera algodón. Vienen en bolsas.