jueves, septiembre 04, 2008

duendes, mostros, angelitos y espítirus

Volvió a rondar mi cocina el duende que corre la tapita de la pava cuando pongo el agua para el mate.
Consecuentemente, la pava no hace ruidito, y se me termina hirviendo el agua.
Otros duendes que he padecido:
  • el duende come-aros (5 pares de aros que ya no son pares sino que son viudos), que no tiene la menor intención de abandonar mi casa desde hace meses.
  • el duende morfa-medias, pero de este último hace rato que no tenemos noticias. Seguramente ahuyentado por nuestro olor a pata -que le hace intragable su plato favorito-, cambió de dieta y ahora se come los aros.

Y no puedo echarle la culpa al gato.

11 comentarios:

Guty dijo...

En casa hay uno que también se morfa las medias, cuando no es la perra, y otro que pierde los juguetes y demás cosas de uso diario.
Y otros dos que llevan mi apellido, pero a esos los tengo bien junados.

La libelula dijo...

jaaa....el duende come medias me lo mandaste a mí :P

nada de culpar al pobre Camilitten =)

Germán dijo...

Ni hablar del comebiromes de los ambientes oficinescos. También está el que cambia de lugar tachos de basura y sillas.

Baterflai dijo...

Guty: convivo con el duende-comeencendedores. :S

Castel dijo...

flor de relos!!!!

jaja

y me gusto mucho lo de "ascensor"!!

jaja muy bien hecho el blog, saludos!

te agrego en mi lista de enlaces

The Bug dijo...

Huy, ¡ahora me cierra todo!
¿Así que eran duendes?
Ahora no tengo tiempo de explicarme, pero me ha aclarado una duda existencial.
Mañana le cuento.

El Profe dijo...

JAJAJAJAJA se me escapó la carcajada... porque eso pensaba esta mañana, no encontraba una media... y mi nena más chiquita tampoco halló la suya... (¡¡¡Futuro post Tipos de duende Hogareños!!!!)

¡Un abrazote amiga!

Tiburina dijo...

Ahhh, yo pensé que era mi despiste que me hacia buscar una cosa en el mismo lugar que en un momento no estaba y al rato si.

Leni dijo...

y cómo hacés para no tener uno comebiromes? Acá abundan, en casa y en el trabajo.
Y también el comepañuelos, los paquetes de carilinas que se come al mes es impresionante. No sé cómo no se empacha.

Zippo dijo...

Ah, pero el más diabólico de todos es el duende escondellaves. Ese es un junigramputi.

unServidor dijo...

Dicen que también hay un duende come-colitasdelpelo, aunque no es tan turro como el que se come papeles importantes (de esos que no guardamos para que estén justamente más "a mano").

Ahora, dicen que hay otro que las ayuda a volver locos a vuestros hombres en la cama. Es el duende come-controles remoto...