martes, septiembre 16, 2008

de las frasecitas, los mensajes invertidos y la mar en bicicleta

Ir a hacer un trámite pendiente al centro está bueno sí y solo si:
a) los subtes vienen cuando tienen que venir.
b) los subtes no te dejan 2 estaciones más tarde en pleno horario pico diciendo "las puertas no andan, esta unidad queda a partir de ya mismo fuera de servicio, bájense".

Ir a hacer trámites a la loma del surullo está bueno sí y solo si:
a) conseguís monedas para viajar hasta la loma del surullo.
b) el bondi que te lleva hasta el tal lugar pasa más o menos con frecuencia horaria digna.

Meses y meses más tarde, lo único que sabemos es que arreglan las calzadas, ponen pavimento, baldosas y rellenan algún que otro bache (que al toque se vuelve a hacer).

Me pregunto yo cuándo se hará todo lo demás y temo morirme cuando un gigantesco signo de interrogación me explote desde adentro del cráneo, buscando más espacio. Y más espacio. Y tras cada elección, más espacio todavía.

Como me dijo hace un rato en un mail J. (ese que siempre está, aunque no lo veamos, y es como el sol que sale a la mañana en alguna parte del mundo) devolviéndome una frase que alguna vez supe hacer mía: el problema no es la piedra en el zapato, sino qué hacer con ella.

Conste que estoy conteniendo toda mi ira, toda mi furia y todas mis ganas de salir a romper cosas por ahí nomás escribiendo un postito con palabritas y de bajo volumen calórico. Porque algunos con estas cosas son de agarrar y quemar todo, sin distinción de comburente facilitador alguno.
Ahora: ¿no estamos un poco podridos de oler a asado todo el tiempo? ¿o no nos damos cuenta de que lo que se está prendiendo fuego somos nosotros, que de amianto, dos carajos y medio, ah?

---------------
Apdeit: evidentemente Blogger está completamente loco y no solamente no me muestra el post entero cuando lo quiero editar, sino que cuando lo publico, no publica todo.
Acabo de recuperar el último párrafo desde Bloglines. Algún servicio más que quiera andar mal hoy? vamos que quedan muchos que aún nos pueden dar grandes disgustos. Ea!

8 comentarios:

Guty dijo...

Yo también tengo un día para el olvido, desde ayer a la tarde está todo para el carajo, sólo me falta salir a dar una vuelta en bici y que se me cruce un oso.

Baterflai dijo...

Genial, yo estoy esperando desde las 9.30 que me atropelle una estampida de ballenas.
Y casi casi como que está sucediendo. :P

Pablo dijo...

Claro, qué hacer con la piedra. Si uno la va guardando en su casa, las piedras se van acumulando, hasta el punto en que -misteriosamente- se convierten en explosivas.
Si uno la piedra la revolea contra algún vidrio de esa empresa / institución / autoridad / burocracia / whatever que ya llegó al punto de tenértelos al plato, es un... infiltrado de Pino Solanas, ponele.
Y mientras tanto, el ridículo pregón de "nos estamos desgarrando las vestiduras para poner unas piedras más modernas, más eficientes, que nos harán doler menos los pies a todos". Ea, todos a cantar como un mantra el "Rasguña las piedras", total pasado mañana ya nos olvidamos.

No, pero claro, si uno incita a la violencia es un agitador. ¿No?

Monsieur Juan Carlos Côtelette dijo...

Y tiene algo de malo ser agitador?

Monsieur Juan Carlos Côtelette dijo...

No confundamos incitar a la violencia con devolver el soplamocos.

Pablo dijo...

Faltaba más, monsieur, para mí no es un insulto ni mucho menos. Pero para mucha gente sí, ¿vio? La gente es mala y comenta. En fin...

Vill Gates dijo...

Pero mija, gástese unos manguitos para la Subtecard y olvidesé de las monedas! las colas! y el mal aliento del boletero!

Lo del subte que no viene es un problema. Deberían habilitar un carril exclusivo para bicis ahí abajo (re Pro), lo cual traería otro problema...
Pero bueno, todo no te lo puedo solucionar.

unServidor dijo...

¿Viste? Tenías que viajar en el sentido opuesto, como yo, y tomarlo más vacío en... ¿Vicente López?