viernes, agosto 01, 2008

días de radio

Suele suceder que uno anda por ahí y en el momento justo entra al lugar correcto y lee lo que tiene que leer.
Eso me pasó hoy con este post en lo del Negro, en el cual habla de otro Negro que también supe escuchar en mi infancia y adolescencia. Uno no sale indemne del paso de fragua que resulta el hecho de haber sido audiencia de Guerrero Martinheitz, así como tampoco sale sin más o menos rayaduras debido al tránsito, por sus oídos, de algunos personajes que signaron las mañanas y las tardes de la vida cotidiana.
Se me escapan muchos nombres que debería reconcocer justamente porque quienes han estado encargados de hacer memoria sobre ellos, muchas veces los ignoraron. Nadie te recuerda prócer a un locutor de AM, como mucho si pasó por la tele se le da un así más de bola. Y hay edades a las que uno no sabe prestarles atención y cuando llega el momento de bucear entre los recuerdos, no por poco importantes algunos quedaron diluidos.

No me acuerdo de los nombres de muchos que debería.
Lamento no poder traer a la memoria a esos que me hicieron partir de risa con sus divagues radiales, pensamientos y puntos de vista, y agradezco mucho a los pocos nombres que aún recuerdo y sigo esperando que la vida me los ponga nuevamente en el camino.
Porque hay cosas que no se fuerzan, hay cosas que suceden solas.
Hay cosas que están hechas para que pasen, sobre todo cuando no se sabe por dónde empezar a buscarlas.

13 comentarios:

Andres dijo...

Mucho clichè al final, eh... medio, medio...

Sin embargo, Hugo Guerrero es de los buenos y por eso la perdono.

PD. HGM es la persona radial que mejor manejó los silencios, siempre. Y ese es el mèrito; porque con ruido, cualquiera baila...

Baterflai dijo...

No te entendí una mierda, Andrés. Mucho cliché qué?
Si no te gustó el post cerrá el blog y listo, qué tanto joder.

Baterflai dijo...

Y habilitá tu perfil, cagón.

Mantis dijo...

Hey! Era yo, el mamboreta el que hablaba...

Saliò el comentario desde la otra casilla de correo.

Besos.

Mantis dijo...

No se me enoje, no me grite!
Soy el mantis, soy bueno y hago chistes!

Baterflai dijo...

Igual, a.a.c.
Hoy estás medio en gil o me parece?

Mantis dijo...

Paz, amor y corazoncitos Dorin para todos!

Baterflai dijo...

Sí, estás medio en gil.
Me voy a terminar el bacáp, nos vemos después. (?)

Francis Bean dijo...

hola,

no hay mucho que decir hoy,

saludos

BZL dijo...

Todo esto me hace acordar al departamento de ruizhuidobro, olor a pastafrola, el piso de parqué y la gruesa voz del negro, con sus silencios y todo, rebotando en las paredes...
Y cuando creci mi mama me contaba cosas buenas y malas de huguito. Yo lo quiero igual

besos y gracias

Cachito dijo...

Más allá del talento, la voz y su impresionante dicción ( cualidades que tambien tuvieron, tienen y tendrán tantísimos otros hombres de radio ) la ventaja del Negro sobre el resto estaba en sus huevos. Su manera de hacer radio era libérrima y personalísima, cagandose en muchísimas de las convenciones del medio, empezando por el uso de los silencios, ergo del tiempo, y para eso hay que bancarsela. Para crear además de la harina hay que tener huevos porque lo nuevo siempre empieza siendo intemperie.
Y, claro, Guerrero además tenía muchísimo talento, una voz y una dicción impresionantes.
Mostro.

Rapote dijo...

Bueno, tuvo altibajos como todo el mundo.

Eso sí, los grandes de la radio no deberían "hacer radio en TV". No tiene sentido, y además -como "la radio no se ve"- se puede zafar de ciertas 'derrapadas'...

Saludos,
;) Rapote

numaleon dijo...

Parece que la radio pone gil a unos cuantos. //

Es tan personal la radio. Bienvenidos sus recuerdos.