sábado, mayo 24, 2008

turismo por Buenos Aires

Sí sí sí, este fin de semana hay de todo para hacer por acá y yo en el tupper redactando cosas, haciendo cuadros sinópticos y el río en bicicleta. Qué le vamos a hacer. Extraño el pasto, el aire, caminar, sacar fotos, dormir, y quiero vacaciones YA!

Empecemos por lo simple: darle palo al sitio del Gobierno de la Ciudad.
He visto pegados por la calle cartelones enormes anunciando que este domingo 25 de mayo hay posibilidades de hacer una visita guiada al Teatro Colón, para poder ver cómo quedó después de las remodelaciones, en el centenario de su inauguración. Pues bien, en la Agenda del sitio de la Ciudad no dice absolutamente nada al respecto, aunque sí otros medios, y no sobre el particular. (!)

Por otro lado, el festival Urban Art, bancado por la firma Puma, pero a la que vale acercarse para ver a algunos haciendo murales in situ, y conocer un poco más de las expresiones artísticas de la calle.

Ya que estamos, tirito para el lado de la justicia: a ustedes, los mamarrachos que dejaron esos vagones del subte D en el estado en el que los dejaron, gracias por hacer que Baires se parezca cada día más al Bronx y no a la ciudad que tenemos ganas (muchos de sus habitantes) de disfrutar. Vayan al paredón que más les guste y sáquense la cresta entre ustedes tapándose las pintadas, pero no nos jodan los subtes.

5 comentarios:

Pepe London dijo...

Igual, entre nosotros, es una historia falsa la que publiqué en Youtube. La verdadera la sé yo y sólo yo.


No la quiero difundir, porque puede llegar a generar una orgía en la región mesopotámica.

Mr. Verloc dijo...

¿Todavía existen los cuadros sinópticos?, que contrariedad, ahora entiendo porqué la gente rompe los subtes.

"Extraño el pasto, el aire, caminar, etc"
¿Estuvo escuchando el Rap de las hormigas?

Guty dijo...

Por favor pasame el Raid, ay! Que groso, ya ni me acordaba.
Vi en alguna parte la publicidad de las pintadas de Puma, parece que va a estar bueno.

mosca brava dijo...

NO! Raid, no!

unServidor dijo...

¡Suerte con el examen!

Y ojalá que nadie te haga sonar el celular justo cuando estás intentando definir la paranoia según Kraepelin...