jueves, mayo 08, 2008

el ojo blindado


Fui a Marsella. Una pequeña renta me permitía costearme los gastos, y trabajé con entusiasmo. Acababa de descubrir la Leica. Se transformó en la extensión de mis ojos y nunca me he separado de ella desde que la hallé. Merodeaba por las calles todo el día, tenso y preparado para brincar, resuelto a "atrapar" la vida, a preservar la vida en el acto de vivir. Ante todo, ansiaba apresar en los confines de una sola fotografía toda la esencia de alguna situación que estuviera desarrollándose delante de mis ojos.
- Henri Cartier-Bresson
Sobre la fotografía
, Susan Sontag, Alfaguara, 2006.
En la foto, Otoño en plena tarea de ganarse la vida. Vino desde su México natal a aprender técnicas circenses a Buenos Aires, y por esas cosas locas de la vida, las fotos de ese domingo y un video están ahora en manos de su papá, allá en México.
Salir con la camarita puede terminar en cualquier cosa, incluso acercando entre sí a familias desperdigadas por el mundo de las cuales, diez minutos antes, no tenías la menor idea.

Ah, y sobre el cosito ese que se mueve ahí a la derecha... más info mañana. :)

11 comentarios:

Guty dijo...

Yo quiero un nuevo teléfono con cámara más grosa para obtener mejores fotos. Siempre uso el celular para sacar fotos porque las cosas "fotografiables" me las cruzo en los momentos menos oportunos, cuando no ando cargando la cámara.
Muy linda la foto del artista circense.

Baterflai dijo...

En estos casos y si hay onda, siempre, pero siempre, les digo "gracias" a los fotografiados porque tengo la impresión de que me llevo algo de ellos muy propio, como la imagen, que es bastante loco porque aunque sea de ellos, los que la ven son los demás.

En el post de abajo voy a recomendar un blog de fotitos urbanas de un amigo, que hace lo suyo con el celular.

pal dijo...

qué lindo post... no tiene desperdicio... precioso.

la bonaerense dijo...

Coincido, muy lindo post. Es cierto que salir con la cámara ayuda a que pueda pasar cualquier cosa. Sobre todo si es San Telmo un domingo por la tarde.

Fender San dijo...

La única cámara que cayó en mis manos en mi adolescencia fue una Leica a la que no le andaba el obturador (bah, tenía roto el gatillo). Un amigo me prestó una "tripita" (un obturador a distancia) y ahí andábamos con mi hermano, jugando con tiempos de exposición, aperturas y esas cosas.
Otro amigo nos consiguió papel blanco y negro, a cambio de que compráramos los ácidos y reactivos de revelado a medias.
Todavía recuerdo el olor del ácido ascético...
Después dejé, el talento ajeno me intimidó bastante (y que no era un hobby barato).

La Mar en Coche dijo...

Hermosa foto, a los malabaristas nos cuesta conseguir fotografos que nos saquen buenas fotos, todo se mueve demasiado.
Bueno, por ai algún dia te podes venir a alguno de nuestros shows y fotografiarnos...je.. saludos!
e.-

Baterflai dijo...

Todo es cuestión de probar, LaMar!
Les gustaría que hiciéramos el experimento? Y bueeeeeeeno, probemos pues. :)
Prometo la semana que viene mandar mail.

La Mar en Coche dijo...

:oD

numaleon dijo...

¡Ah! Me acuerdo cuando me pasaste la foto de la bola. Así que este es el loco.
Buenísimo.

Chap! dijo...

Que linda foto y que linda historia.

La palabra Otoño cada vez me suena más mágica.

RoMa dijo...

ver gnte haciendo contact es como una cosa re cosmica.
Me cuelgo mucho y me encanta..
slds