miércoles, abril 02, 2008

otro post sobre el 2 de abril



No me parece sumarme a la hueste de los que olvidan. Pero no me sumo ni al "ni olvido ni perdón" ni intento hacer con esto una apología del perdonar, ni del no perdonar, ni nada, sino una defensa del "y ahora, qué hacemos con lo que ya está hecho". Eso supone un camino un poco más largo que el inmediato "yo a vos no te perdono nada porque sos un hijo de puta" o del "mejor mirar para adelante y pensar en positivo", que a mí me suenan un poco livianos si no se distingue qué es lo que hay que mirar, y qué se hace con eso que se mira.

Una guerra (llamala como quieras, tu cabeza es tuya) siempre es algo traumático, y más si te obligan a participar en ella, en contra de tu deseo.
Si hoy pudiéramos ver una fotogalería de esa guerra, ¿qué pensaríamos delante de cada foto?
Hace falta sabiduría para poder abordar algunas imágenes; las imágenes de Malvinas no están exentas de esa necesidad de ser sabios para poder mirar (ver, enfrentar, reconocernos pensando sobre) un conflicto armado sin volcarnos inmediatamente en las puteadas o en el "para qué vamos a insistir con lo mismo de siempre, no?".

Después de haber visto fotos de lo que fue ayer la plaza, me imagino qué galería podría armarse con esos pedacitos de realidad de hace 26 años congelados en imagen.
¿Qué se congeló? ¿Qué quedó fijo? ¿Solamente la imagen?
¿Qué no queremos ver cuando no miramos, ni siquiera, una foto de ese pasado, nuestro, traumático en diferente grado para todos?

Alguien me decía hace un par de días que generacionalmente nuestros padres no se habían visto afectados por la guerra por haber nacido en el '45 o un poquito después. Que no la vivieron directamente. Pero esos padres son hijos también, y todo conflicto tiene restos que se transmiten, que exceden, y nunca sabemos en qué forma se van a manifestar, hasta no ver el resultado de ese exceso que resulta de un conflicto bélico.
Eso es lo que hay de transferible en una herida: la gente se hiere, el dolor de uno afecta a otro siempre en alguna medida. La historia se hiere con guerras, y con conflictos armados.

Todas las guerras son diferentes, así como también son únicas e irrepetibles cada una de las personas que en ellas pierden la vida. Verdad de perogrullo, pero habiendo como hay cierta tendencia a la falta de individuación y al dale-que-va donde todos los deseos son el mismo y están orientados a suprimir el ajeno a partir del no registro del otro (o al registro de lo que no encaja con el propio), por ahí hacía falta decirlo.
Proyecto también es pensar en términos de vida, y en qué hacer con esa vida, con la inmediata, con los que tienen vida, con los que quedaron con vida, con los que vinieron después.



Invito a los que hayan escrito algo sobre hoy a dejar el link en los comentarios, porque no olvidarse es también tener en cuenta a lo que el otro piensa y siente, sin partidismos.

Las fotos son del Monumento a Caídos en Malvinas que está en Río Grande, Tierra del Fuego.

14 comentarios:

Enredada dijo...

Hola!!!
acá estoy leyendo tus ideas sobre este día y dejando mi post.
Sin partidismos ni nada, solo con el orgullo y el dolor que significa ser Argentinos, orgullo porque es nuestra patria, la que nos vio nacer, nos dió techo y aabrigo (a los que tuvimos la suerte) y dolor, por todo lo que está pasando día a día...
Un beso enorme!!!!
Rox
http://roxana-enredarte.blogspot.com/2008/04/2-de-abril-otro-nunca-ms.html

Apalabrada dijo...

Ya me parecía que no te podías olvidar de un día como éste.Yo no lo olvido. No puedo.
Los días que lo precedieron, los posteriores, los discursos en la escuela, las palabras engañosas del gobierno de turno.Discusiones que llegaban a los puños y el terror por si llamaban a algún conocido o familiar al frente.
Mi "blog" no da para escribir nada pero me sumo al recuerdo mantantirulesco.

minimumi dijo...

Para mí es un día de congoja, porque no veo que se haya podido reparar nada desde 1982 a la fecha.

http://mini-mumi.blogspot.com/2008/04/malvinas-2-de-abril-del-81.html

Vill Gates dijo...

Lo de Malvinas es un tema que quedó medio bloqueado en mi bocho.

Dos plazas, aquella de Malvinas y la de ayer. Una absurda y la otra... que se yó creo que también. Una fué más espontánea que otra pero igual de incosciente...
Los años pasan, las pelotudeces quedan.
Tal vez dentro de unos años, la Plaza de mayo sea un lugar plagado de malos recuerdos y decidamos hacer un estacionamiento.Que claro, sería un negocio para algunos.
Y así seguiríamos...

Guty dijo...

Desde que entré en esto de los blogs, allá por el 2003, cada año posteaba algo alusivo, pero creo que volver a hacerlo sería repetirme, voy a buscar alguno de los posts viejos y hacer un repost en mi blog actual.
Me sumo a los que opinan que no hay que olvidar, particularmente por ser hijo de un caído en Malvinas. Mi viejo no era un conscripto de 18 años sino un militar (marina) hecho y derecho, pero igual no creo que haya estado muy de acuerdo de participar en una guerra que lo único que hacía era desviar la mirada e intentar la unificación en un gobierno abusivo que estaba, por suerte, agonizando.
Gracias por acordarte.

Paterna dijo...

Me pasó un poco lo mismo que acá arriba dice guty, podría haberme repetido y hacer algo parecido a lo del año pasado, pero el tiempo no me lo permitió. Como sea.
El año pasado posteé sobre la carta que un conscripto envió a su mamá desde la Isla. Dejo el link para quien quiera leerla: http://aguafuertes2004.blogspot.com/2006/04/2-de-abril-da-del-veterano-y-de-los.html

Pd: eso que decís sobre el "Ni olvido ni perdón" me parece válido... como que obtura el diálogo y ¿si no hay nada más que hablar qué queda? Accionar? ¿Qué accionar y qué ejemplo da eso a las nuevas generaciones?

Baterflai dijo...

Paterna, en muchos ámbitos, al "ni olvido ni perdón" le sigue la palabra "paredón". Lo dicen así, de corrido: "ni olvido ni perdón: paredón", gritando, con el puño en alto.

Creo que la palabra "justicia" es reemplazada por "paredón" porque muchos piensan -y no sin desacierto- que la justicia acá no sirve para tres kinotos. Miralo a D'Elía patoteando al fresco, como si tal cosa: al no haber justicia, se la canjea por la acción violenta como única solución viable. Y para que haya justicia, tiene que haber reformas en los códigos, que nadie emprende porque... bue, mirá a Julio López.

El pedido no es "justicia": es JUSTICIA QUE SIRVA. Para eso muchos tienen que descolgarse, desaferrarse y desenquistarse de los tongos, negociados, coimas y abrochadas en las que están metidos.
¿Se animará Castells a hacerle un piquete a esos?

marxxiana dijo...

al igual que guty y que paterna todos los años pongo algo que sale de dos lugares:
--> de mi memoria de esos días (días en los que ya llevaba el equivalente a un blog pero de papel y birome y figuritas recortadas)
--> de lo que veo y siento y percibo del veterano más cercano que tengo: mi papá

el último párrafo es tan pero tan cierto que duele, porque hasta ahora pocos se tomaron el trabajo de ver qué hacer con la vida. recién ahora algunos están cicatrizando apenas (a-penas) algunas heridas y tienen suficiente fuerza como para decirle a los que no saben: "pasen y vean, no olviden, recuerden, no nos tengan miedo, no estamos tan (tan) locos, cuídennos, nosotros hicimos lo que sabíamos por cuidarlos, aunque por dentro nos desgarrara saber que estaba mal"
del otro lado poco y nada, las pensiones, como si el dinero sanara todo, un diploma y una medalla y nada más...
mi post malvinero de este año se divide en dos: por un lado este comentario y por otro lado este post: http://marxxiana.blogspot.com/2008/04/punta-alta-2-de-abril-otra-vez.html
gracias

.:. chirusa .:. dijo...

mirá que loco, estaba terminando de leer el post, y chiruso me interrumpe para preguntarme: mamá, vos ya salías con mi papá cuando él tuvo que ir a Malvinas? y casi nunca hablé de eso con él.
No, lo conocí muchos años después, pero en ese entonces, en el colegio nos pidieron que les escribamos cartas a los soldados de Malvinas (cosa que yo no hice) pero mi carta le hubiera llegado a él, ya que una compañera de división, era amiga de un amigo de él y mi carta hubiera ido directamente a sus manos.

Años más tarde, y a raíz de nuestra separación, en un momento se le brincó la chispa, le saltaron los tapones, se le salió la cadena... pero afortunadamente le duró poco tiempo, el stress fue el disparador de mucha mierda reprimida.

No, no tengo link, solo tenía éste recuerdo que me trajo chiruso con su pregunta y que se dió justo en éste mismo momento.

zippo dijo...

Como yo no tengo blog, le meto mi comment acà, Bater.
En un principio, vivì la guerra en vivo como casi todos: un eco lejano salpicado de mentiras y absurdos.El tema me picò, y al ser adolescente, me interioricè en el aspecto bèlico de la cosa:què armamento tenìamos nosotros, cuàl ellos, aviones, barcos y otras necedades.Primer impacto de espanto:no tenìamos ni para empezar.Al ir creciendo, empecè a interiorizarme en los caìdos, sus familias,despùes en la devastaciòn psicològica de un veterano de guerra.
Luego me fui al aspecto històrico:el entorno polìtico y social.
Màs despuès, bastante,en los problemas de inserciòn social de los sobrevivientes, sus historias personales, los suicidios.
Notè còmo el interès trivial del comienzo de esto fue trucando en un cada vez màs sordo dolor en el corazòn, acompañando mi escasa madurez.
Notarà que a mì me pasò lo contrario a las generales de la ley: cada vez me duele màs,cada foto, cada testimonio, cada aniversario me va pegando màs fuerte.
Lo que yo pretendo hacer con lo que ya està hecho,es aprender a mirar; a mì me costò muchos años, porque nadie vino a decirme què habìa que mirar de entrada, y a mì no me seduce el espanto fàcil y liviano de decir "què horror" e ir a comerse un asado.
Esto es mi intento patètico màs parecido de saber lo que significa la palabra "guerra" la pròxima vez que me la nombren.Es mi forma de no-olvido.
Perdòn por la extensiòn del comentario, no me cupo en menos palabras.

Chap! dijo...

Nací cuatro años después, pero intenté/o informarme lo mejor posible. Y es tan triste ver lo que pasó, escuchar lo que se decía, y saber qué poco se hizo por las víctimas de esta guerra.
Mantener viva la memoria es una herramienta que no hay que desaprovechar.

pal dijo...

qué bonito... si, puede ser reobsceno decirles esto con un tema así y sin embargo... tengo que decírcelos... bonito que la gente ni siquiere le de pelota a esa tontería de que una guerra, la experiencia de la violencia solo afecta a aquel que la vive directamente... si nos da un resfrío, ya andamos pensando que el estrés síquico nos tenía bajo de defensas, pero si tenemos una guerra en la familia, entonces nonono la siquis no existe! y somos todos o inocentes o "inmaculados" si es que no estuvimos en primera fila... que bueno que en esta esquinita de la realidad que es tu blog la gente se junte a mirar y a conversar, desde la perspectiva que le tocó.
Eso les deseo a todos los que tenemos huellas de violencia en la existencia; integrar las experiencias a la vida, a la historia.
Les advierto que en Alemania, para no hablar de Chile, hasta el día de hoy se sienten los secretos familiares, 3 generaciones no son nada... y si hay cosas que se callan y se esconden, por feas, y a veces por humillantes, siempre aparece denuevo por alguna esquina de las neurosis familiares... para no latearlos con lo sociológico.
De todas maneras seguro lo más triste es pasar por esta vida y que nuestros hijos no nos conozcan, que no sepan quienes fuimos... o quienes fueron sus abuelos. Porque nadie más que nosotros puede contar NUESTRA experiencia.
Bueno... al final soy yo la que más chacharea y soy chilena!
Yo también hoy (atrasada) me voy a pensar un poco en esos chicos y en el padre de Guty... y en lo que es pelear guerras que no son las propias...
Como ven, hay muchas reflexiones que si no son universales, deberían serlo.
Les dejo mi cariño... otra cosa no se me ocurre...

un servidor dijo...

Yo escribí lo que me nació sobre el tema, en octubre...
http://seleccione.blogspot.com/2007/10/veterano-del-olvido.html

No sé si fue adelantado o atrasado (porque no dejo al almanaque guiarme los sentimientos... ni siquiera evitándolo a drede, que sería lo mismo) pero vos ya sabés que mi locordura me justifica estos deslices...
:)
Muuuuuy buena la primer foto Bater (la 2ª sólo una "u" menos, culpa de la primera)
;P

PD: Mi hermano, clase 62. Mi mujer, clase 63. Nada más que decir... o sería mucho.

El Angel Gris. dijo...

http://alpozoconfuego.blogspot.com/2008/04/26-aos-despus.html