jueves, agosto 30, 2007

sobre la realidad y lo que no es, expedición robinson, y los sumerios

Por lo demás, es extraordinariamente difícil al etnólogo aportar una justa estimación de un fenómeno como la universalización de la cultura occidental, y esto por varias razones. Primero, la existencia de una civilización mundial es un hecho probablemente único en la historia, o cuyos precedentes habrían de ser buscados en una prehistoria lejana acerca de la cual no sabemos punto menos que nada. Después, reina una gran incertidumbre sobre la consistencia del fenómeno en cuestión. Es un hecho que, de siglo y medio a esta parte, la civilización occidental tiende, sea en su totalidad, sea por algunos de sus elementos clave, como la industrialización, a difundirse por el mundo; y que, en la medida en que las otras culturas procuran preservar algo de su herencia tradicional, este intento se reduce generalmente a las superestructuras, es decir a los aspectos más frágiles y que se puede suponer que serán barridos por las transformaciones profundas que se consuman. (...)

(...) intentaremos evaluar el proceso que se desarrolla ante nuestros ojos, y del que, consciente o inconscientemente, somos agentes, auxiliares o víctimas.
(...) esta adhesión algénero de vida occidental, o a algunos de sus aspectos, está lejos de ser tan espontánea como a los occidentales les gustaría creer. Resulta menos de una decisión libre que de una ausencia de opciones.

(...) Dependemos todavía de los inmensos descubrimientos que señalaron lo que se denomina, sin exageración ninguna, la revolución neolítica: la agricultura, la ganadería, la alfarería, el tejido... Desde hace ocho o diez mil años, nada más hemos aportado perfeccionamientos a todas estas "artes de la civilización".

Hasta aquí, un fragmento del pensamiento de Claude Lévi-Strauss, antropólogo francés que escribió este texto (Races et histoire (Razas e Historia)) en 1952.
Lévi-Strauss tiene, en la actualidad, 98 años.

2 comentarios:

Weltklang dijo...

Globalización es un termino errado. deberíamos decir Occidentalización. (y a las patadas, globalización de la precariedad)

beso
W

Fray Mollo dijo...

En lo personal, individual o colectivo, me molesta, no obstante, la tendencia, consciente o inconsciente, arbitraria en un punto pero deliberada en otros, de usar, por decirlo de algún modo -modo que no debe ser pasible de interpresaciones apresuradas, o meditadas con más calma- de algún modo, decía, podría decirlo, de usar, sin necesidad aparente o fundamentada, sea esta fundamentalista o no, un exceso, por contraposición a lo que podríamos denominar medida justa, de palabras para decir alguna o algunas cosas, es decir, entes físicos o espirituales de cualquier naturaleza, que en realidad podrían en su potencialidad se expresadas mediantes medios más breves de expresión.

Para decirlo de otro modo: ¿Es un vicio de los traductores o de los franceses el escribir con tanto gasto de palabra y recoveco inútil?