jueves, julio 12, 2007

es la debacle total, es el ámbito laboral!

Las justificaciones no son sino útiles para los exámenes, los teoremas y las teorías científicas. Por lo tanto, me abstendré de relatar que si hoy no hay foto, es porque no sé dónde metí el cable de la cámara para bajarlas.

A modo de olímpico sucedáneo y mientras chequeo cablecitos, reviso conexiones, anoto problemas técnicos y carajeo al técnico mentalmente, meneo información laboral con el amigo Rubik, y reflexiono (bueno, sí: me tomo un café) sobre los ámbitos laborales, y cháchara anecdótica pesadísima de volcar aquí.

Por eso, mirando la torre de enfrente (de la cual no puedo subir foto porque no encuentro el remaldito cable) se me ocurrió preguntarles a ustedes, oh beneméritos lectores mantantirulescos, cuál ha sido el trabajo más raro, estrafalario, divertido, o pintoresco que han realizado alguna vez. Puede ser el primero que han tenido, el último que han dejado, e incluso, pueden contar cuántas veces han trabajado en negro por la purita voluntad de sus empleadores.

Que estamos a jueves, y ya mañana se nos termina la semana, hay un sol en Buenos Aires de esos como solamente se ven en Mallorca cuando también es invierno.
--------------------
APDEIT:
La única macana de trabajar con gran mayoría de mujeres, es que a veces a su incompetencia (no digo que para algunas cosas natural, sino por vagancia, necedad o falta de interés y/o información, o simplemente por ponerse en esa actitud que tan femeninamente solemos denominar "conchudismo"), se suma la deplorable dosis de SPM mensual, y cuando eventualmente sucede que hay varias que confluyen en la misma situación, te la regalo con moño.

28 comentarios:

ElTeta dijo...

Vender alimento para los animales en el Zoo de La Plata está dentro de las estafas simpáticas. Cuando se terminaban las bolsitas de jirafa se les cambiaba el rótulo a la de los patos y con eso se alimentaba a la muy cogotuda.

Tambien trabajé en medios gráficos donde se pagaba en negro y por debajo de cualquier convenio salarial, pero reflejaban en sus páginas los grandes logros del ministro de trabajo o del titular de Ansses y nadie veía nada.

Weltklang dijo...

Hace algo mas de una decada, llego de la calle con las cobranzas y veo que el jefe y dueño de la empresa se está llendo
- J, si me espera 5 minutos le rindo las cobranzas.
- Prepará la rendición y los cheques y alcanzamelos a casa (en villa urquiza, y estaba en san martín, y ademas, era viernes, casi 5 de la tarde)
- Ok (obsoluta e inconfundible cara de culo de burro viejo)
Preparé la rendición, fuí a unas cuadras a buscar a mi (entonces) novia a su trabajo y le pedí que me acompañara a urquiza.
En casa del jefe no habia nadie. Por celular me dice:
- esperame en la esquina que en 5 minutos estoy ahí.
me senté en el café de la esquina y lo esperé 40'. cuando llegó y agarró el sobre (pareciamos narcos) miró la mesa, vio un café y una gaseosa, revolvió en el bolsillo del traje, sacó $5 arrugados y dijo
-Tomá, pagá ahí y el lunes me das el vuelto
Lleva esperando el vuelto mas de 14 años.

Beso
W

PRINCESA DE LA LOCURA dijo...

mhh....la verdad que creo q el mas raro supongo fue de asistente en una peluqueria, pero de viejas chetas!!!!

pero lo raro no eran las señoras que iban a hacerse un brushing o a lavarse el pelo, sino la peluquera que era una masa, tenia como 78 años, la queriamos todos y encima seguia viajando a PAris a hacerse los cursitos y congresos.....

No era una masa????

Y..ehm...

que se yo que carajo mas poner ahora en estos ultimos minutos de descanso laboral....
sirve?

Y sino, so sory!!!!!

Besos de mariposas!!!!!!

El Pragmático dijo...

Atender en un videoclub que la dueña era una vieja esoterica que prendia sahumerios "para atraer clientes" y se guardaba la plata en uno de su pechos. Por suerte estuve tres meses, me canse y renuncié.

Chester J. Lampwick dijo...

Vendedor de olivo en la puerta de la iglesia un domingo de ramos.

Hasta que una chupacirios me sacó carpiendo acusándome de sacrílego.

SIR LORD MARIANVS dijo...

Sin dudas, haber sido empleado de un ciber durante seis meses, fue el más panorámico laburo que tuve, allí vi gente divertida, miserable y supe lo que es ser explotado de un modo servil.

Barluz dijo...

Aca en Paris trabaje un tiempo de secretaria de un ingeniero (creo que era ingeniero), me contrato para ayudarlo a ordenar los miles de papeles, carpetas, archivos que habia acumulado en su casa durante anios.

Hasta ahi puede parecer un trabajo normal. El tema fue que en todo el tiempo que estuve jamas entendi lo que tenia que hacer. El tipo no me decia nada, farfullaba unas cosas incomprensibles o empezaba una frase y la dejaba por la mitad, o sino formulaba pedidos incomprensibles como por ejemplo "agarra esa carpeta de ahi y ponela ahi en ese estante" y mientras el miraba como yo desplazaba la carpeta.

Despues se enfermo y yo le fui a llevar ropa al hospital y le hice un poco de compania, estaba re solo el pobre viejo y al final se murio :(

PRINCESA DE LA LOCURA dijo...

Releyendo, y mas contenta ahora que veo el logo del blog (hoy no me aparecio, no señor..)me puse a pensar...(si a veces pienso en algo)porque damos tantas explicaciones y justificaciones????


No puedo dejar un amigo perdido en la cama y no decir nada (aunque solo estemos dos personas en la habitacion y de sobra sabemos quien lo hizo????

En fin....cosas olorosas y asquerositas pero que nos recuerdan la fragilidad humana justo me vino a colacion...quien sabe porque....

Me voy, no quiero seguir divagando.....

.:. chirusa .:. dijo...

mi primer laburo, a los 9 años, me pagaban para ir a entretener a una pendeja malcriada de 7 años, lo más piola no era el sueldo sino que comía buñuelos...

Pero el más loco fue de recepcionista (más que recepcionista portera) en un club nocturno tipo Golden (lo tomé porque el boliche era de un amigo y era solo los sábados) en realidad fue EL sábado porque no fui nunca más, después de recibir las primeras propuestas indecentes de los alzamendis que esperaban en la puerta a que las minas quedaran calentitas después del espectáculo no me pareció divertido (menos cuando un patovica se tuvo que interponer ante mi y el primero que mandé a hacerse la paja contra un árbol - re fina la tipa - )

el SPM se resiste estoicamente poniéndoles unas gotas de rivotril en el café, mate, té o infusión que prefieran.
Juro que funciona :þ

raku dijo...

Por mi parte, nunca esperes escuchare cosas lindas de un operario de la industria alimenticia.
Podria llevarte a la muerte por inanición.

Almirante Margarito dijo...

Una vez tuve un trabajo que consistía en comprar gaseosas en supermercados y enviarlas a un laboratorio para el control de calidad. Tenía que escoger las botellas producidas en determinadas semanas, lo que estaba indicado a través de un código de colores en las tapas. Muchas veces los colores no se veía bien, o estaban gastados o mezclados. Al menos es lo que yo creo, puede ser que estuvieran bien, con siderando que yo soy daltónico. En fin...

Corvina dijo...

Tuve tres trabajos en relación de dependencia antes de largarnos por nuestra cuenta con mi esposo. Todos ellos en negro. En el primero, una mensajería, para las fiestas de fin de año, a un cliente se le ocurrió enviar una canasta de panes a todos sus contactos a modo de salutación. Pero no una canastita, no, una CANASTA como para que duerma un gato gordo. Teníamos una semana para repartirlas. Al segundo día los panes eran de piedra, un asco. Cuando las entregábamos, nos miraban raro, los de seguridad te revisaban pan por pan, nadie te las quería recibir, y tenías que andar con dos o tres canastas por el microcentro en pleno diciembre, a las puteadas.

222 dijo...

Cuando tenía 15 años me contrataron en un restaurante como asistente de cocina. Nunca pelé ni una miserable papa. Como el boliche estaba en construcción, mi trabajo consistía en ir a las habitaciones de un hotel deshabitado que quedaba atrás del local para buscar los elementos necesarios para equipar el restaurante. "Traéme una pileta de lavarse las manos para el baño de mujeres", me decía el dueño, un chaqueño al que apodaban 'Pescado'. Luego de esa frase, me daba mi elemento de trabajo: una masa de cinco kilos. Así que yo iba al fondo y destruía a martillazos medio baño del hotel para sacar una piletita. Un día me pidieron ladrillos para hacer un contrapiso y arranqué un piso de pinotea entero para sacar los pilares de abajo que sostienen los tirantes. Viva Perón, carajo. Sin embargo, eso no era lo más extraño de todo. El lugar quedaba en Necochea, al lado de uno de esos "Pasajes del terror" que se instalan en el verano en las ciudades costeras. Entonces, cuando tenía un rato libre, me metía por un agujero en la pared y los pibes que trabajaban ahí me prestaban un traje para disfrazarme de mostro y gritarle un rato a los turistas. También fui tigre de Esso por un día, pero contar esa historia me da mucho calor.

222 dijo...

Perdón a todos, mi comment se me hizo un poco largo. La culpa es de la consigna, que está buenísima. ;-)

Amperio dijo...

En una distribuidora de diarios y revistas trabajé un año, cinco horas todas las mañanas, de cinco a diez, sumando cantidades de devoluciones y códigos de publicaciones. Nunca supe para qué se sumaban los códigos pero tenía que sumarlos igual. Los cambiaba, sumaba mal, metía las cifras al revés para ver si pasaba algo y jamás pasó nada. Al tiempo dejé de sumarlos y ponía la cifra que se me ocurría. Jamás pasó nada.
Todo ello en la grata compañía de una virgen fea de 40 años. Solitos y solos en la madrugada. Yo en musculosa, pantalones cortos y ojotas y ella en trajecito sastre. Los dos dále que te dale a la calculadora. Formábamos una pareja homérica.
Promediando el tercer mes de laburo, la virgen me habló. Me dijo:
-Y cuánto ganas vos?
-Tanto, le respondí.
-Para lo que hacés -me dijo la guacha-
Y nunca volvió a dirigirme la palabra.

Si. Ya sé. Con ese entrenamiento podría bancarme Guantánamo tranquilamente.

venusina dijo...

En una productora en negro, y para producir tenía que usar mi teléfono. Pero pensaba que como estábamos en crisis podía esperar pero al final me fui porque el dueño era un viejo verde que me dijo que quería hablar del programa y me empezó a tocar el pelo, bajé las escaleras corriendo y no volví nunca más.

Una vez trabajé como puntuadora de restaurantes. Tenía que ir, anónimamente, ordenar algo del menú, comer y pagar. Después evaluaba la comida y la atención estrictamente, el tiempo que tardaban en traer los platos, la temperatura, la limpieza, etc.
Fue divertido pero pagaban poco.

Miaka dijo...

pasa q no escribo muy bien de por si, o me gsta mas como esta redaactado en la nota, por eso la subo,.... pero tenes razon, tendria q haaber citado la fuente.. ^^

gracias por pasarte!^^

::::::...miaka

Baterflai dijo...

Buenísimas las historias! vamos, a los que les falte, dejen la suya.

Por el momento la única interesantez que tengo para contar es que trabajé pintando vidrieras (odiaba ese trabajo, pero era lo que tenía), y animé desde un escenario una noche en un centro cultural mientras mi coequiper desapareció y lo encontré fumadísimo dándole... besos... comprometidos a mi mejor amiga (eufemismo), dentro de un auto (cuyos vidrios totalmente empañados me dieron a entender qué sucedía, me esfumé inmediatamente del lugar, y volví a la carrerita a hacer rifas y otros menesteres en beneficio de los concurrentes).

Cale dijo...

Uno de mis laburos olvidables fue trabajar en el Ministerio de Seguridad, en La Plata. Tenía un jefe que llegó a enviar un cadete a Capital para que le traiga de la casa su lapicera favorita para firmar cheques, porque de ninguna manera podía firmar con las 48 otras lapiceras que tenía en el escritorio.
De mas está decir que el tipo tenía despacho (cuando se usaba el despacho) con todos los lujos incorporados y además una cama de dos plazas (si, una cama) por donde pasaban secretarias, ayudantes, asesoras y cualquiera con vocación de servicio.

Ver pelear a los policías para que les paguen el sueldo era algo tenso, les debo decir...

T O N T A M E N T E dijo...

A mi me pagaba Burger King para sentarme en un Mc Donalds y contar cuanta gente entraba cada media hora durante todo el día.

Me pagaban vales de whopper con papas fritas...

ElTeta dijo...

Bien por tu amiga que se sacrificó para dar comienzo a tu carrera como solista.

gabrielaa. dijo...

en el '89 trabajé en el centro de prensa para medios extranjeros de la campaña de Menem. vi en carne propia a Bauzá, Manzano, Guelar... los periodistas me preguntaban "Ud. que habla tantos idiomas, ¿es peronista?" y yo les contestaba que soy anarquista pero tenía que morfar... los llevamos a todos en unos micros al acto de cierre que creo que fue en Lugano, a la descerebrada que organizaba la cosa se le ocurrió entrar por atrás (i.e. nosécuántas cuadras a través de las columnas de militantes) y a los periodistas les robaron las cámaras y a mí nunca me tocaron tanto el culo en mi vida.

Corvina dijo...

jaaajaja Gabrielaa, tu historia se lleva el premio del público. Genia.

Baterflai dijo...

JAJAJAJJA!!
Qué ídola!!!

El Angel Gris dijo...

Recorrí el país en un Duna, cargando Gas Oil en estaciones Esso Pagabamos con $ 100,00 y llenábamos la planilla, :
1. Le ofrecieron controlarle el aire/aceite, etc?
2. Le limpiaron el vidrio?
3. El bombero sonreìa?

y similares.

No nos pagaron mucho, pero a mi y mi novia de esos dias, nos garpaban, hotel,comida, nos daban auto y nos sentiamos en la Ruta 66.

Finalmente el papá de un amigo mio que tenía una Esso en Mza, se fué al mundial con la planilla falsa que le hice yo.

numaleon dijo...

Lo mío no es mucho, pero, como locutor, una vez hice de anfitrión en un ágape de alemanes que visitaban un garage para escuchar folclore.

También fui locutor de fútbol, las tandas hacía, en los partidos de la B Metropolitana. Sudando en las cabinas de Morón...

Omarcito dijo...

En el 84, viví un año en Comodoro Rivadavia y cuando llegué, cansado de laburar con electrónica, me consegui un trabajo de periodista gráfico en el diario Crónica de esa ciudad. Laburé solo una semana. la verdad, es que volví a arreglar equipos de radio de las camionetas de los petroleros, porque en el diario pagaban una miseria. Esos si... me di el gusto... todos los dias que estuve, por lo menos una de mis fotos salió en primera plana.(Jua!!)

Minna dijo...

Digamos que alguien sale a la calle decidido a ser un vendedor callejero...
Se instala en una esquina como un vendedor callejero...
Promociona su mercadería como un vendedor callejero...
...Y aún así no logra vender NADA...

¿Es un vendedor callejero?

Si la respuesta es afirmativa...

..bien...

...Alguna vez ejercí la profesión más antigua del mundo...