martes, febrero 13, 2007

sigue el camino amarillo

Cada tanto aparecía al costado de la ruta la señal, y yo le apuntaba con el dedo: "che, hay una muestra de Mondrian". Claro: resulta que con el correr de los kilómetros, aparecían cantidad de estos carteles y ya al quinto o sexto, nomás era extender la mano y decir a secas "Mondrian", hasta que después de unas cinco horas de surcar Francia por tierra la expresión se convirtió en un contundente "otro más? No puede ser que haya una muestra de Mondrian en todas las ciudades por las que pasamos"


Empezamos a hacer una rigurosa observación de cuándo y en dónde aparecían los carteles, para poder descifrar a qué se referían: subíamos una cuesta empinada después de una curva, zas, previamente se nos aparecía un Mondrian (demás está decir que a los carteles estos les llamábamos así en modo cariñoso); girábamos una curva cerrada con descenso, zas, Mondrian; asociando estas dos premisas concluimos que significaba "curva pronunciada con inclinación"... hasta que en pleno camino recto y sin mayores desniveles, zas, Mondrian... y luego de algunos kilómetros, el cierre del "se acabó el Mondrian", que venía siendo este:


Ahí se nos fue la teoría completamente al cuerno y seguimos tirando posibilidades a la marchanta, antes de entrar en pánico por no contar con nuestro amigo Google a mano: ¿población sin alcalde? ¿fin de zona urbana? ¿hay osos y al final te rasguñan? ¿mire atrás al bajar? ¿después del amarillo algún día vendrá el verde? ¿atención: paso de papeles glacé? Nada parecía condecirse mucho con todas las variables a la vez que habíamos observado con el transcurrir de los kilómetros, y tuvimos que esperar a llegar a casa, ir al bendito Google y ponernos a revolver en sitios de señales viales para encontrar el significado al que el simpático rombito amarillo nos remitía.

¿Que cuál es el significado?
Algo que no se nos ocurrió ni por casualidad, ni es demasiado obvio que digamos, sobre todo a 2.000 metros de altura entre la nieve -donde también hemos desarrollado alguna que otra teoría a ser ostentada en este mismo mostrador, si la musa nos inspira-, cualidad del camino que se iguala con determinada condición en terreno llano y sin curvas.

+ Haga caducar el misterio haciendo clic aquí.

PD: estamos muy bien, nomás anduvimos 3.483 km. en 4 días y así quedamos. Cruzar los Alpes en invierno y en auto es una de las experiencias más fascinantes que se puedan vivir (a la ida) y algo parecido a una constipación eterna sin visos de alivio inmediato (a la vuelta). Altamente recomendable, de cualquier manera. Sé que debo alguna foto desde hace días pero... ataque de jarapa, uds. entienden.

+ Oferta de la semana: un lindo sitio lleno de links a otros sitios más, sobre señales viales y demás chocheces ruteriles.

3 comentarios:

Mariana dijo...

Mirá vos, o sea que andaban en una Priority road... Igual a mí me gustó más la idea de que por ahí pasaban caminando papeles glacé.

Fla-q dijo...

Hooola Mariposa!!!
Juuuaaa!! Sacaron el registro en una rifa!!! JUUUUAAAA!

Un lugar en Baires a donde vas a encontrar ese cartel: Calle Mendoza desde Cabildo hasta Arribeños.

Fotos! Fotos! Fotos!!!!!

ElTeta dijo...

Atención: cuadrados concéntricos.

Zona de canteros otoñales.

Conserve la simetría.

Manténgase en su vértice.