jueves, febrero 22, 2007

qué horror

Dicen que si las suegras se afeitan el bigote, pierden el sentido de la orientación.

Y que quizás ese sea el problema que aqueja a Karina Olga, aunque sin haber llegado aún al status de suegra.

+ info.

Post dedicado a Doña Tremebunda.

8 comentarios:

Fla-q dijo...

JUUAAA!!!
El sentido del tacto del "CATO"?

Moinseur le inspecteur!!!!
XD

Amperio dijo...

Eso pasa, compañera, con las suegras de tipología gato. En el caso de la mía, categorizada indubitablemente como perra, si se afeita el bigote pierde el sentido del olfato y comienza a cagarse en cualquier lado...

Pat dijo...

Sólo tres palabras: AL BRONCE YA.

Baterflai dijo...

Flaq: sí, parece traducido con el Babelfish eso. O con el culo. Pobre culo. :P

Amperio: es el génerico animal el que está contemplado en este caso. Imagínese qué le hubiera sucedido al occiso Herminio de haberse dejado los bigotes, y luego habérselos afeitado.

Pat: conste que esto surgió a partir del chiste tuyo de La Vida Pasa. :)
(Pero no me olvido que me preguntaste, inmediatamente de leído el chiste, qué onda mi vieja). --> risas.

APALABRADA dijo...

Ah por eso ¿Karina Olga no se afeita? A veces sí, la he visto desubicada en reiteradas ocasiones.
Acabo de leer un comentario suyo del 13 de febrero ¡ufa quiero lista de últimos comments!
Habrá que cambiar de plantilla me parece...
Saludos

Almirante Margarito dijo...

yo vivo con una gata que por más bigotes que tenga siempre anda medio desorientada...

APALABRADA dijo...

Cuando digo suyo me refiero a Bater, ¡por Dios! ¡que no me comente Karina Olga!

Baterflai dijo...

apalabrada, Karina Olga VIVE AFEITADA!!

Almirante: déjese los bigotes ud. así compensa.